EJERCICIOS PARA TRATAR EL PIE PLANO

El pie, eslabón más alejado de la extremidad inferior, sirve para conectar el organismo con el medio que nos rodea, es la base del aparato locomotor y, gracias a su diseño, tiene la capacidad de convertirse en una estructura rígida o flexible en función de las necesidades para las que es requerido y las características del terreno en que se mueve1.El pie plano es un concepto confuso en el que se engloban todas las desviaciones del pie que poseen una disminución en la altura del arco longitudinal interno, asociado con un talón desplazado hacia la línea media del cuerpo (valgo), sea cual sea su origen y su repercusión en la extremidad inferior, tanto en la estática como en la dinámica. Los síntomas del pie plano flexible suelen aparecer hacia el tercer año de vida. Los más frecuentes son:

  • Fatiga
  • Calambres musculares
  • Alteraciones del equilibrio
  • Caídas al caminar o correr.

Estos síntomas podrían deberse a síndromes de hipermovilidad y/o exceso de uso por una mala alineación de las articulaciones del pie y el resultante sufrimiento de tendones y ligamentos, con repercusión en la posición estática y al caminar. Además, puede ocasionar alteraciones posturales y trastornos en las extremidades inferiores y de la columna vertebral, procesos degenerativos, disminución de la fuerza. Aunque también las desviaciones de las rodillas y las caderas pueden condicionar las alteraciones del pie, por la constante relación de los segmentos skcrxyf.2, 3

Debido a la presencia de un pie plano fisiológico, natural, en niños de entre 3-8 años, es de vital importancia establecer un protocolo de exploración correcto para determinar la naturaleza fisiológica o patológica del pie plano y así planificar un adecuado plan terapéutico interdisciplinar.4, 5

Los podólogos, fisioterapeutas y médicos rehabilitadores están de acuerdo sobre la eficacia de la rehabilitación en el tratamiento del pie plano infantil, ya que ha demostrado que puede mejorar las alteraciones presentes a través de la corrección de la ineficiencia de los músculos específicos o grupos de músculos, principalmente el tibial anterior y tibial posterior, restablecimiento o mejora de la amplitud normal del movimiento de las articulaciones sin perturbar la obtención de movimiento funcional eficiente y la corrección de los defectos posturales que interfieren en la marcha.

Estos ejercios incluyen:

  1. Fortalecimiento de la musculatura: músculos intrínsecos del pie, tibial posterior, tibial anterior, peroneo lateral largo, flexor común y tríceps sural
  2. Ejercicios recomendados por fisioterapeutas como presión de objetos redondos, formas no naturales de deambulación, ejercicios de equilibrio y reeducación propioceptiva, bipedestación correcta, reeducación de la postura o saltar;
  3. Elongación y potenciación muscular;
  4. Ejercicios específicos en presencia de factores asociados como genu valgo, obesidad, asimetría, patrones torsionales tanto internos como externos o acortamiento de la cadena muscular posterior. Los ejercicios deben empezarse lo antes posible, es preferible que sean activos y se hagan hasta que persista la hipermovilidad (hiperlaxitud) del pie y lo más cercano a los 8 años de edad.6
  1. “Rotar pie”

    Dorso/planta de los dedos: flexibiliza las articulaciones del tobillo, pie y dedos, sirve de calentamiento y prepara los músculos para los ejercicios de fortalecimiento.

  2. “El escalón”

    Escalón: estiramiento excéntrico que sirve para moldear los músculos del tobillo y pie, especialmente el sóleo, los gemelos (tríceps sural), el tibial posterior, los flexores de los dedos y el peroneo lateral largo.

  3. “Bordes”

    Bordes externos: esta forma no natural de deambulación estimula muchos de los músculos encargados de mantener la forma correcta del arco interno del pie – tibial anterior y posterior, flexor del primer dedo.

  4. “Dedos”

    Doblar los dedos: ejercita los músculos intrínsecos del pie que con su acción conjunta con los músculos largos de la pierna ayudan a mantener la forma correcta del pie y la alineación de los dedos.

Referencias

  1. Viladot Voegeli A. Anatomía funcional y biomecánica del tobillo y el pie. Revista Española de Reumatología. 2003, 30 (09): 469-77.
  2. Ballestero Pérez R et al. ¿Qué tratamiento tienen los pies planos infantiles? Podoscopio. 2010, 1(45): 712-18.
  3. Pata D, Welsh T, Bailey J y Range V. Improving turnout in university dancers. J Dance Medicine and Science. 2014, 18(4):169-77.
  4. Monzo Pérez FE, Orejana García A, Chicharro-Luna E y Salvador García J. Metodología y valoración del pie plano infantil. Técnica CAD-CAM. 44 Congreso nacional de Podología. Logroño (España). 2013
  5. Фонарев M. Cправочник по детской лечебной физкультуре. Санкт Петербург: Рипол Класси; 1983.
  6. Pascual Gutiérrez R et al. Evidencia científica de los programas de rehabilitación del pie plano infantil flexible. Podología Clínica. 2015, 16(1):12-19.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *