Aceite de oliva…DE VERDAD

Cuántas  veces hemos oído elogiar “nuestro aceite de oliva”, “nuestra dieta mediterránea”…

Todo lo que se dice de ella es formidable, pero existe un pequeño inconveniente, aquello que ingerimos en la mayoría de los casos en las últimas décadas, creyendo continuar con la tradición de esta maravillosa dieta, es en realidad una mezcla de sucedáneos que han dejado de tener las propiedades (1) que tenían de los ingredientes REALES. El profesor Felipe Hernández Ramos lo expone de forma muy didáctica en su libro “Que tus alimentos sean tu medicina” (2):

El aceite de oliva virgen de primera presión en frío, es decir, el “genuino aceite de oliva”, [SÍ] posee propiedades dietoterapéuticas:
Para beneficiarnos de estas bondades, hemos de tomar y cocinar con verdadero “zumo de oliva”, es decir, con aceite crudo de primera presión. Por otro lado, al evitar los “falsos aceites” y los productos que los contienen (todos aquellos cuya etiqueta incluye aceites y/o grasas hidrogenadas o parcialmente hidrogenedas).
Referencias
2. Hernández Ramos, F. Que tus alimentos sean tu medicina. El poder terapéutico de la alimentación. RBA: Barcelona, 2003.
3. http://www.isciii.es/ISCIII/es/contenidos/fd-el-instituto/fd-comunicacion/fd-noticias/22EneroPredimed.shtml

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *